Uno de los muchos casos que podemos defender los juristas contra el ruido en Madrid centro es el de vecinos que se ven afectados por el ruido de los mecanismos del ascensor, teniendo en cuenta que hasta el año 2009, la calidad acústica de los edificios levantados en España no era un factor determinante en su diseño.

En Osset Estudio Jurídico reconocemos que los ascensores suponen un salto cualitativo en la comodidad y habitabilidad en edificios comunitarios, pero no es menos cierto que el recorrido de la instalación de los mismos y el número de anclajes que precisan, pueden hacer que su funcionamiento sea percibido muy lejos de donde se ubica. En principio, los edificios de nueva construcción están preparados para soportar este ruido de tipo estructural, en el que la maquinaria que acciona el sistema suele ser relativamente silenciosa o, al menos, soportable.

Pero hay casos, bien porque los materiales de la edificación son malos, porque no hay soluciones de aislamiento acústico o porque se trata de ascensores antiguos en los que el ruido es bastante fuerte, que los vecinos se pueden sentir molestos y solicitar la ayuda de los juristas contra el ruido en Madrid centro, para conseguir obras de mejora que atenúen ese ruido que puede perturbar horas de sueño y de tranquilidad en casa.

En este sentido, una sentencia dictada por un juez de Primera Instancia de Bilbao es pionera, porque dio la razón a dos vecinos que acudieron a los tribunales por un problema de esta índole, condenando a la comunidad a indemnizar con 12.000 euros a los vecinos afectados y obligando a acometer obras de reforma.