Cada vez que se produce una denuncia por ruido en Madrid Centro solemos pensar en los perjuicios que la contaminación acústica puede causar para los vecinos de una determinada zona de bares o muy transitada por turistas. Sin embargo, en muy pocas ocasiones pensamos en los efectos que ese ruido puede tener en el desarrollo y aprendizaje de los niños.

Por eso, en esta ocasión, nos vamos a centrar en la denuncia por ruido en Madrid Centro suponiendo que se trata de un caso en el que el perjudicado es un menor de edad y los riesgos que tiene para su correcto desarrollo el hecho de estar sometido a una alta contaminación acústica.

Para empezar, los estudios realizados por expertos nos demuestran que los niños son mucho más sensibles a los ruidos que los adultos, debido a que su oído todavía se encuentra en una etapa de desarrollo. Entre los efectos más típicos que suele ocasionar el exceso de ruido en el cerebro de nuestros pequeños se encuentran: la ralentización en el desarrollo cognitivo infantil, una mayor dificultad para el aprendizaje de nuevos conocimientos, problemas a la hora de hablar y expresarse y, sobre todo, una mayor dificultad para poder conciliar el sueño por las noches.

Incluso una fuerte contaminación acústica puede llegar a conllevar problemas académicos en los menores, hasta el punto de que, según los estudios, existe una relación entre la mayor contaminación acústica y el índice de fracaso escolar, ya que afecta especialmente a la capacidad de concentración de los menores.

Pero el problema no acaba aquí, sino que el ruido además afecta a los fetos durante el embarazo. Es decir, un bebé que estuvo expuesto a mucha contaminación acústica durante su etapa de gestación, es más fácil que tenga trastornos de hiperactividad.

Para cualquier duda, en Osset Estudio Jurídico te asesoramos sobre cómo evitar los ruidos.